martes, 5 de septiembre de 2017

EL OTRO PARAÍSO (#CazandoMusas)

Viajo en cada mirada,
cada una de tus miradas
que me regalas,
sueltas para mí,
navego en tus suspiros
hasta llegar
a la bahía de tu boca
para beber, para beberte
y emprender el nuevo viaje
hasta los misterios de tu cuello,
pintar, trazar con mi lengua
el destino al que llegaré
ese otro paraíso
que se guarda en lo profundo
de aquellas flores danzando,
buscando como nómada
al tocar la tierra de tus senos
sobre las magnolias que se abren
y abrevo mis labios con sus néctares
para seguir,
   para ayudarme,
        para volverme demonio
y sombra al explorarte;
andarte sonámbulo
siguiendo la estrella
que palpita entre tus piernas
y beso tus muslos,
entrego ofrendas de caricias
para permitirme la entrada
a ese paraíso, ese otro paraíso,
música ardiente, perfumada
donde brilla tu aura
y se unen las galaxias,
se alinean dentro de ti
mientras me recibe una amapola
para envolverme, duro,
entrando, perdido salvajemente
en las sombras de tu cuerpo
hasta que mi alma sea lacerada
por el filo de tu voz
y sangrarme en luz
para derramarnos juntos
entre las sábanas
en un breve suspiro
que nos detiene el tiempo.


----
El otro paraíso
Luis Antonio González Silva

#CazandoMusas




Instagram

viernes, 25 de agosto de 2017

MUERTE CHIQUITA (#CazandoMusas)

Caricias y besos
que andan sobre tu piel
como ecos, desbordados,
inundando tu cuerpo de mí,
provocando, provocándote,
incitando abras las puertas
                  de los misterios
y logre comer de los frutos,
del néctar de ellos,
hambriento entre tus piernas
rompiendo la quietud del espacio
entre cada jadeo
buscando aire
para alimentar el placer
que se derrama entre las piernas,
tu cuerpo se anuda en espasmos
mientras devoro los frutos
que mi boca consume,
  que mi lengua degusta...
todo tu cuerpo brilla,
explota en una bebida dulce,
fresca, perfumada...
y mi boca
tiene las reminiscencias de ti,
mi cuerpo me transforma,
penetro el río que te abraza los muslos,
navego duramente,
  galopo, embisto,
   alcanzando juntos la gloria
y encendiendo flores de fuego
dentro de nuestros ojos
abrazados tiernamente de la muerte chiquita,
calmarnos amorosamente de la vida.


---
Muerte Chiquita
Luis Antonio González Silva
#CazandoMusas      

Instagram


martes, 11 de julio de 2017

PECADO (#CazandoMusas)

Tendida ahí,
   esperándome,
    provocando mis labios
ante el llamado dulce,
 sofocante, incandescente de tu piel;
cuerpo frágil,
  peligrosa ceiba
que me lleva de los infiernos
                     al cielo;
bebo de las flores y los frutos
del huerto de tu cuerpo,
devorando duraznos
hasta sentirlos escurrir de mi boca,
 perderme en la fragancia marina
 de la amapola que palpita en ti
 y aviva mi sed de tomarte,
muerdo los dátiles en tus pechos,
liberas de tu aliento los cálidos gemidos
que inundan el espacio,
erizan mi piel,
 naufrago en el instinto,
  tus piernas me atan sin libertad de ti;
arremeto con mi navío
entre las aguas misteriosas y perfumadas,
nos vamos en el sendero
donde nos pervertimos la mirada,
las caricias cambian,
  someten, necesitan más;
escuchamos romper el silencio
en el vaivén de nuestros jadeos
hasta hilar una cúpula
que nos resguarda del abismo;
tus caderas se elevan,
 permiten que entre a lo profundo,
  el movimiento, violento, fuerte,
tus senos danzan ferozmente,
la humedad en nosotros canta;
me desplazo en ti, rápido, más rápido,
manos entrelazadas,
   manos entre tus cabellos,
     manos rasgando mi espalda;
el éxtasis ya nos espera,
grita desde la esquina de la cama,
las sábanas inundadas de nosotros,
                 también piden el final;
nos caemos juntos,
 penetrándote,
   ahora somos una carne,
  y las respiraciones buscan vida,
cuerpo tembloroso, convulsionando exquisitamente
para separarnos,
 abrazarnos, deslizarme suavemente de ti,
                   aún palpitando,
buscarnos en las sombras el abrazo de los amantes
en espera de que el sol
 nos deje en la piel tatuado el pecado.


---
Pecado
Luis Antonio González Silva
#CazandoMusas


Instagram



lunes, 10 de julio de 2017

LA CULPA (#CazandoMusas)

La culpa de todo eso la tiene Sandro al meterme la idea, sino me ocupara para estar contando sus aventuras y la forma en cómo ha bien guardado las apariencias al engañar a su mujer, jamás hubiera tenido esas ideas. También yo de pendejo que le estuve solapando todo, siendo su cuartada en varias ocasiones... confieso que cuando me contó o cuando le ayudé, fantaseé que era yo quien vivía su vida y que Sandro era mi cuartada.
La primera vez que me contó de sus aventuras fue con Julia. Fuimos a festejar al bar de siempre mi ascenso como gerente general de la empacadora; le confesé parte de mi infancia y la búsqueda de aprobación por falta de atención de mi padre, estoy consciente que me observó en un momento muy vulnerable, no le echo culpa al alcohol pero gracias al apoyo que Sandro me ha dado, esas palmaditas en el hombro y el alentar a seguir, luchar por darme a respetar; hicieron en mí que le tuviera gran confianza para revelarle esto. Como era de esperarse, él me confesó su recién infidelidad. No fue algo que me asombró, he escuchado de varios, hasta en las películas está muy frecuente este tema, pero Sandro no me contó aquello para alardear, lo hizo para obtener su confesión consigo mismo; no me relató detalles, esos los pedí en mis preguntas, realmente describió el momento en cómo conoció a Julia y los pasos que fue dando hasta que se hicieron amantes. Esa noche salí de aquel bar, llegué a casa y le hice el amor a Yuliana, creo estaba muy cachondo.
No pasaron muchos días cuando nos volvimos a reunir, fue Sandro quien me mandó un mensaje diciéndome: "¿Cómo va el nuevo gerente general?" Le respondí que si nos veíamos para que le contara. Así fue.
Quedamos de vernos en La Estrella Negra a tomarnos un café; llegué tarde, Sandro me estaba esperando mientras lo observé platicando con una de las meseras. Me acerqué, saludé y tomé asiento; le dije a la chica que me trajera un café y ella sonrió para irse por mi orden... Le dije a Sandro "¿Te las estás ligando?" De manera amistosa me respondió: "¡Pendejo!" Luego me preguntó sobre cómo me ha ido en mi nuevo puesto. Después de unos minutos charlando, volví a sacar el tema de la infidelidad cuando nuevamente se acercó la mesera. "Wey, no mames... no por ser mujer me la voy a dar." Me dijo Sandro. Fue revelador saber los motivos que tiene y cómo efectúa sus actos para con la infidelidad.
El camino de regreso a casa fue un tanto peculiar, en cada semáforo en rojo miré alrededor y no sé si era coincidencia pero logré observar de manera diferente a las mujeres, les veía sus piernas, sus caderas, su rostro, su cabello... y me llegaron pensamientos de engañar a mi mujer.

Me casé con Yuliana, mi única novia, mi primera relación desde los 15 años; nunca supe lo que significa que te rompan el corazón o estar ligando, o tener encuentros sexuales de una noche, bueno, tampoco es que así lo buscara; estaba muy cómodo con Yuliana, siempre fui muy tímido, realmente fue una suerte que Yuliana me eligiera. Nuestras familias se llevan muy bien, nuestros amigos en común nos toman como ejemplo, y siempre apoyando mis momentos de derrota y aguantando las vacas flacas que hemos pasado; hubo un momento en que ella tuvo que vender cosméticos y productos naturistas para ayudar en los gastos de la casa. La idea de serle infiel se incrementó día a día.
Al día siguiente seguía observando con más atención lo que me rodeaba, me llegué a hacer fantasías, sólo eso, y me atreví a realizar, en horas muerta del trabajo, un perfil anónimo en una de esas páginas web de aviso oportuno dentro de la sección "encuentros"; cada día lo revisaba para saber si alguien había contestado al "Hombre adulto busca encuentro casual para sexo de una noche... No amistad." pensé que el ser honesto desde inicio provocaría algo, pero nada, aunque revisaba de vez en cuando los demás anuncios, pocas mujeres en la zona buscaban algo como lo que pedía, excepto aquellas que ofertaban sus servicios sexuales... pensé también ello, pero era una cantidad de golpe y considerable, Yuliana se daría cuenta, necesitaba algo que no ocasionara sospechas, ninguna, nada, ni siquiera ponerme en entredicho. Pero también fantaseé con la idea de contratar a una Scort...
Comencé a reunirme más con Sandro, sus anécdotas alimentaban mi curiosidad; fui honesto con él al decirle que nunca había estado con alguien que no fuera mi esposa, no se jacto de nada ni tampoco se burló de mí, sonrió solamente, como aceptando mi condición y respetando lo que he vivido.
Debo aceptar que Sandro nunca me dio detalles íntimos, y eso que a veces preguntaba insistentemente. "¿Es por qué un caballero no tiene memoria?" Le dije una vez tratando de excavar más en el tema. "No, qué va (respondió)... pero hay algo de respeto por ellas". Sandro argumentó a detalle sobre su postura de no revelar más información de sus encuentros, teniendo muy en cuenta de que yo era la única persona en saber de ellos; eso sí, podía relatarme con maestría de cuenta cuentos la forma en cómo se les acercó a esas mujeres. Siempre tomé notas mentales de todo ello.
Dejé de frecuentar diario esa página de avisos, sabía que si alguien respondía me van a notificar por correo, pero es que también me cansé de ver los mismos anuncios y las mismas ofertas de compañía; estaba aceptando mi realidad, y decidí sólo fantasear con ello cuando Sandro me contará sus incursiones amorosas... uno de esos días, Sandro pasó a visitarme a la oficina, llevó un libro y un par de cafés. "¿Y eso?" Dije, a lo cual me respondió que es una ofrenda para pedirme un favor: "Si te comenta algo Mariana, dile que estuve acá por un par de horas, ¿puedes?" Desde mis adentros estaba emocionado, Sandro me estaba haciendo participe (indirectamente, claro) de una su vida secreta. "¡cuenta conmigo, hermano!" Después de ello, me dio instrucciones precisas de que tomara la fotografía de los vasos con café y el libro, todo sobre mi escritorio, que pusiera algo referente a una visita inesperada y lo etiquetara para agradecerle el gesto de camaradería, además, de que esa imagen estuviera en Facebook y Twitter, obviamente, también etiquetado... a los pocos minutos de haberse ido, Sandro comentó públicamente en las fotografías como si estuviera precisamente conmigo. Me sentí muy emocionado por ello, y toda la tarde estuve pensando en mi labor de tapadera, además de volver a fantasear con todo eso... regresé a casa y le hice el amor a mi mujer, cuando ella preguntó sobre mi actitud, le dije: "Vi en Facebook una publicación de 'avivar la flama' y pues, me puse cachondo pensando en regresar a casa para hacerte el amor." Yuliana tomó mi respuesta como un gesto cariñoso... dentro mí sabía que le había mentido a mi esposa. Me gustó hacerlo.
Ese fin de semana estuve pensando si todo le había resultado bien a Sandro, ya que Mariana le dio "like" a la publicación en Facebook; estuve un tanto inquieto por saber. ¿Le habrá ido bien?, me preguntaba, y fue de esperarse, me llamó el domingo para vernos. Me invitó a comer y un café por el apoyo que le di.
Ya no revisaba la página de avisos, ahora estaba atento a las publicaciones donde Sandro me pedía ayuda. Ideamos un sistema para comunicarnos debajo de todo radar, aprovechamos que ambos jugamos on-line desde nuestras consolas, armamos partidas y nos mandamos mensajes mientras jugamos un partidito; el marcador era lo de menos, el objetivo era pasarnos información.
Mis cuentas en redes sociales comenzaron a incrementarse, Sandro me ayudaba a generar una imagen sobria y atractiva, además de seguirle apoyando, me decía que necesitaba que mis perfiles estuvieran ad-hoc a las reuniones que nos dábamos: café, un trago, convivencia de hermanos... creo que al ver las reacciones que esto ocasionó, me dio más confianza en mí mismo. Aunque Sandro me dejó claro algo: "Nunca te veas esclavizado por tu teléfono... ¡Nunca!, siempre debes mantener desinterés por tu celular. ¡¿Entendido?!"
Un lunes, Don Mario nos llamó a una junta; ahí mismo también nos presentó a Karla Rey, quién se encargaría de la imagen publicitaria de la empresa. Su belleza salvaje despertaba su sensualidad en cada movimiento que daba, para nada provocativa, pero aunque se pusiera un costal de papas por ropa, Karla denotaría esa sensualidad.
Siguiendo todo lo que se me ha revelado, fui acercándome paso a paso a la señorita Rey; jamás negué mi matrimonio ni mi sortija, me decía Sandro: "Nada ocultes, deja claro que tus intenciones son fugaces... no buscas amor." Algunos detallitos de recordar todo lo que Karla decía, algunas bromas también, y ser amable, además, de vez en cuando ella me debía escuchar hablando con Yuliana de manera amorosa; parecía ilógico todo, pero a Sandro le ha funcionado.
Una vez nos reunimos para comer algunos camaradas, incluyendo a Karlita, fue ahí donde nos confesó que un mes ella se iría, ya que su contrato sólo era temporal. Ese día coincidió con el verme a la salida del trabajo con Sandro, le conté todo eso. "Nunca mojes la pluma en la nómina... aunque... las cosas son diferentes... Sólo recuerda bien el código..." Estaba sumamente emocionado, se estaba brindando mi primera oportunidad. Repasé mentalmente todas las opciones, todas las futuras escenas... las probabilidades estaban a mi favor; aunque tenía muy en claro que Karlita es quien tiene siempre y tendrá siempre, la última palabra.
Invité a Karla para que fuéramos al final del trabajo a tomarnos un trago,  le dije que era mi forma de despedirle de la empresa. Aceptó.
Platicamos de varias cosas, reímos todo el tiempo, la pasamos muy bien. Me ofrecí para acompañarle a su casa, o al menos lo más cercano posible o mínimo, a que tomara taxi. La velada le gustó mucho, y ella decidió le acompañara hasta su hogar. En el trayecto le fui contando algunos sueños que busco, el de viajar en velero y volver a pintar en caballetes, diciéndole también, que el pintar me emocionaba mucho, que lo dejé por falta de tiempo... Karla estuvo maravillada; al llegar a su domicilio, dispuesto a despedirme de ella, me tomó el rostro y me besó en los labios. "No sé si fue la cerveza, pero, ¿quieres pasar?" Le volví a besar, pero le dije: "Sabemos lo que puede pasar allá arriba (le acaricié la mejilla)... también sabemos cuál es nuestra situación. Me siento muy apenado por decirte no, y no lo digo porque no me gustes, al contrario, eres sumamente sensual... incluso fantaseé con este momento (suspiré)... soy fiel a mi promesa de amor (le mostré mi anillo de casado). Karla sonrió levemente, miró su edificio y dijo que era una tonta por proponerlo, le respondí: "No, no... yo soy el tonto por no aceptar esto, pero debo hacer lo correcto (me acerqué a ella y le di un abrazo). Me pasé de maravilla esta velada." Nos despedimos con otro leve beso... Al llegar a casa, vi a mi mujer y le dije: "Oye, amor... quiero confesarte lo siguiente; ven, siéntate. Mira, fui con Sandro al 'Encanto de Afrodita', él no quería ir solo a la despedida de soltero de un compañero; me invitó y pues fui... Perdona no haberte avisado." Yuliana dijo: "¿Gastaste mucho?" Le respondí que sólo fueron $200.00 (la cantidad que gasté en la velada con Karla) y le mostré la cartera; ella sonrió tiernamente. "Eres un tonto, ¿sabes?" Después me pidió tomara una ducha y que pusiera toda la ropa en la lavadora; con ello justifiqué la falta de dinero, el aroma en mis ropas del perfume de Karla, el llegar un poco tarde, y lo muy cachondo que estaba. Mentirle a mi esposa se estaba convirtiendo en un hábito excitante.
La confianza en mí mismo estaba muy fuerte, gracias a Sandro que me mantenía con los pies en la tierra para no caer en la soberbia y cometer errores por ese exceso de confianza. Los resultados fueron magníficos, me volvieron a ascender en el trabajo, pero esta vez tenía la oportunidad de viajar a varias ciudades y otros estados del país. Mi esposa estuvo un tanto renuente en esto, pero le convencí explicándole que con las ganancias de un año podríamos cumplir el sueño de comenzar a remodelar la casa, pero necesitaba de su apoyo. Fue una gran conversación; aceptó al final.
Es verdad lo que te dicen de viajar, que expande todos tus sentidos y genera nuevos sueños en ti; como era de esperarse, mientras estuviera de viaje no podría comunicarme con Sandro por medio de la Consola de videojuegos, tampoco es que pudiera llevarla a todos lados; por ello ideamos un nuevo sistema: comentar vídeos en youtube sobre Dragón Ball Super. Encontramos un canal que subía constantemente vídeos con teorías y avances, y nosotros comentábamos en cierta clave para pasar por debajo de los radares, así también nuestras esposas no pensarían en estar buscando entre tantos comentarios sobre el tema para encontrarle sentido la conversación.
En cada hotel donde me hospedé seguí la misma rutina de acomodo de mis cosas, empacar y desempacar debía ser una tarea rutinaria y disciplinada, ahorrando bien el tiempo y así me podía dar cuenta si algo faltaba o estaba de más; como dice Sandro: “El diablo está en los detalles”.
Pasé cuatro meses en esta nueva rutina, siempre busqué ser muy tranquilo, un poco de flirteo en aquellas ciudades sin llegar a citas o sexo, era la satisfacción de saberme atractivo ante las mujeres, que era deseado, algo que varias fantaseé en mi adolescencia, bueno, antes de que Yuliana me eligiera; pero me agradaba esta nueva faceta de mí.
Le comenté a Sandro de mi nuevo yo, sólo se remitió a contestarme que todo va paso a paso, que al regresar nos echaríamos unas chelas para platicarlo más a fondo. Esa vez regresé muy motivado, mi hombría estaba alta, mi confianza estaba muy bien, mi cartera llena de billetes y sentí que el mundo era para mí.  Compré en el aeropuerto un ramo de flores para Yuliana, pensé en llevarla a cenar y luego hacerle el amor, creo que estaba influenciado por una conversación que tuve con una chica en Querétaro donde me relató algunos de sus encuentros sexuales, y en la confianza que se generó, me dio detalles de ello… y quería experimentarlo, incluso, ya tenía la excusa para que Yuliana no sospechara el origen de esa información.
Siempre mi esposa me recibía con una enorme sonrisa y un abrazo, esta vez no fue la excepción; sentir su abrazo y su perfume. Le comencé a relatar mi viaje, contesté preguntas que me hizo y le comenté que iríamos a cenar fuera. Se fue por un abrigo, aproveché para ir al baño y denoté que la tapa del W.C. estaba arriba. Mis sentidos se agudizaron, todo lo rastré en el lugar, todo se hizo visible en ese momento: Yuliana me engañó.
Busqué la manera de excusar mi comportamiento en la cena, necesité de ir consuelo de Sandro; al día siguiente nos reunimos y dije todo eso, lo que observé en casa, del comportamiento de Yuliana, todo. Fue contundente: “Bienvenido a mi mundo…” Dicho eso, se tomó su trago de golpe y en su mirada se notó vacía. La culpa de todo eso la tiene Sandro al meterme esas ideas, ahora comprendo su motivo y por qué tanto secreto en su vida oculta. Mariana lo ha engañado, ahora me percató que Yuliana hace lo mismo y me di cuenta al saber leer detalles… gracias a Sandro.




----
La Culpa
Luis Antonio González Silva
#CazandoMusas
 


Instagram

jueves, 6 de julio de 2017

LEES (#CazandoMusas)

Sonámbulo al borde de tu boca,
         mirando el abismo del amor
donde tus labios
dejan sus tatuajes
ardiendo en mi piel,
encendiendo la noche,
                provocando...

  y aquí estás,
leyéndome, sintiendo estas palabras
fluir dentro de tu cuerpo,
iluminarse en tu vientre, naciendo,
incrementando y convirtiéndose en serpientes
para rodear tus piernas,
  atar tus brazos
y mantener tu mirada
sobre mis palabras;
tenerte aquí, ahora,
dejando en tus labios
el sabor de los míos,
incitando tus manos,
  temblorosas, tímidas
pero ardiendo, sintiendo el fuego nacerte;
tus piernas se inquietan,
levemente se inquietan
y no dejas de leerme,
  me tienes, ahí, contigo, aquí... y estás;
sabes de estas caricias,
 guardas silencios
que se rompen ante suspiros
y sigues, sigues leyendo
mientras que ese fuego desnuda tu piel;
palabras van dentro,
  salen, vuelven a entrar en ti
como lo hacen mis manos, mis caricias,
y arremetemos juntos ante el amor
para ser cielo
        cuando el orgasmo
          nos toca el alma.


----
Lees
Luis Antonio González Silva
#CazandoMusas



Instagram

lunes, 26 de junio de 2017

SECRETOS (#CazandoMusas)

Atarnos,
atarme a tus caderas;
hilo rojo que rodea nuestras manos,
comulgamos en besos,
nos bebemos hasta la última gota;
devoramos las caricias
que andan sueltas, hambrientas...
los diablos penetran nuestra piel,
claman a gritos y gemidos
usando nuestras bocas
como puente al deseo;
te devoro, no dejo nada de ti,
me devoras, soy tuyo,
nos entregamos,
nos abrimos el pecho,
nos enamoramos, más,
somos piel, besos, deseo...
mojándonos, ahogándonos en nosotros mismos,
te penetro, te siento abrazarme,
entrar, sofocar mis demonios
ante tus demonios;
me sientes penetrarte,
me reclamas, aquí estoy,
salgo, entro nuevamente,
aceleramos hasta rendirnos
ante la espada del amor
que los lacera el alma,
nos unimos,
jadeamos, nuestros cuerpos sudan,
destilamos los perfumes amantes,
cobijados debajo de las sábanas;
juego de piernas, entrelazándonos,
humedad que brota, más, más, y más...
sin contenernos,
estamos,
somos,
aquí, ahora,
desgarramos el silencio
con la armonio lujuriosa
que nuestros cuerpos
imploran al deseo
y nos vamos a la muerte,
regresamos juntos
cuando el orgasmo
nos alcanzó,
nos depósito suavemente
sobre las sábanas,
sintiéndonos cerquita,
buscando calmar nuestros corazones
dentro de los secretos de la noche.



---
Secretos
Luis Antonio González Silva

#CazandoMusas




Instagram